Artículos

El día de la Independencia

Septiembre es el mes de la patria, el 16 del mes se recuerda el inicio de la revolución de independencia por parte de Miguel Hidalgo en compañía de Ignacio Allende y los Aldama, entre otros.

El arribo del bicentenario de la llamada consumación de la Independencia por Agustín de Iturbide abre el debate: según algunos, deberíamos honrar a Iturbide y no a Hidalgo como padre de la Patria.

Algunos historiadores aseguran que derivado del uso político de la historia, se elimina al realista de la solemnidad que le corresponde. La otra corriente no le encuentra cualidades o merecimientos históricos para patriarca de la nación.

Celebrar en memoria de los insurgentes el 16 de septiembre no es sólo por el faccioso uso político, el documento más antiguo que he encontrado son los “Sentimientos de la Nación” dictados a Andrés Quintana Roo el 13 de septiembre de 1813, en la víspera del inicio del congreso de Chilpancingo; por quien fuera más tarde el primer diputado por Nuevo León.

El punto 23 de los “Sentimientos de la Nación” de José Ma. Morelos y Pavón dice: “Que igualmente se solemnice el día 16 de septiembre, todos los años, como el día aniversario que se levantó la voz de la independencia, y nuestra santa libertad comenzó en ese día en el que se abrieron los labios de la nación para reclamar sus derechos y empuñó la espadapara ser oída, recordando siempre el mérito del grande Héroe él señor don Miguel Hidalgo y su compañero don Ignacio Allende”.

De lo anterior se desprende que fue Morelos quien pide sea solemne el 16 de septiembre y cada año se conmemore a Hidalgo y Allende.

Lo realizado por Hidalgo y Allende fue un movimiento social, un levantamiento civil pues, aunque Allende y otros eran militares, su conspiración no respondía a las altas esferas del ejército, sino que actuaban como individuos, aunado a que los cabecillas eran civiles, como es el caso de Miguel y Josefa Domínguez y Miguel Hidalgo.

Fue un levantamiento social contra un régimen absolutista y excluyente donde los liderazgos político, militar y religioso se reservaban casi exclusivamente para peninsulares, excluyendo a la naciente clase media intelectual, económica y socialmente, llamada criollos.

En contraparte, Iturbide realiza un golpe de Estado, un acto de traición a todos los grupos de poder quienes le apoyan; respaldando su golpe en las fuerzas armadas realistas, son dos hechos distintos.

No se puede designar como padre de la Patria a Iturbide por diversas razones, entre ellas: a) Su conducta no tiene fines sociales o emancipadores, sino el beneficio de los grupos en el poder político, social y económico; b) lo suyo es un golpe de Estado al régimen para autoimponerse en una estrategia donde quedaba un Borbón o él como emperador; c) Nunca dio signos de simpatizar con la insurgencia liberal, democrática, republicana y representativa de los insurgentes, por el contrario, él escribió en sus memorias el desprecio por la visión de Estado de los insurgentes; d) No podría ser padre de la Patria quien hasta el último momento combatió a los insurgentes y sus actos estuvieron enmarcados por la traición y el beneficio personal.

No es Iturbide un personaje a ejemplificar como representante de la nación. Es alguien quien desde las deslealtades aprovecha la circunstancia. El mejor ejemplo de ello es que no se acompaña de insurgentes.

El 27 de septiembre de 1821, entra Iturbide a la ciudad de México con el ejército Trigarante, es su autorregalo de cumpleaños. Esa alegría se empaña el día 28 por la noche cuando inicia la pugna por derrocarlo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historiadores.com responde al interés de un grupo de historiadores y cronistas nuevoleoneses interesados en investigar, estudiar, difundir y compartir sucesos que se convierten en históricos por su trascendencia e impacto en la sociedad. Nuestro interés son los contenidos locales, regionales y nacionales.

To Top